Generalidades del Proceso Oral Mercantil

Entrada en vigor.

 

Mediante decreto de fecha veintisiete de enero de dos mil once, se publicó en el Diario Oficial de la Federación, por el cual se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones del Código de Comercio, reformas que entran en vigor a partir del veintiocho de enero de dos mil doce, en materia federal.

 

Por medio del ACUERDO General 56/2011, El Pleno del Consejo de la Judicatura Federal, en sesión celebrada el diecisiete de agosto de dos mil once, aprobó la creación paulatina de órganos jurisdiccionales en materia mercantil, especializados en juicios orales y ejecutivos de cuantía menor, como medida para eficientar la administración de justicia en esta materia en beneficio de los justiciables, órganos jurisdiccionales que se irán implementando en diversos lugares del país, conforme la disponibilidad presupuestal e inmobiliaria lo permitan.

 

En virtud de ello actualmente se han creado Juzgados Primero y Segundo de Distrito en Materia Mercantil, Especializados en Juicios de Cuantía Menor; con sede en las ciudades en San Andrés Cholula, Puebla y Cancún, Quintana Roo, respectivamente.

 

Se debe recordar que en materia de aplicación del Código de Comercio existe jurisdicción concurrente motivo por el cual la entrada en vigor de la reforma indicada, es distinto para las Entidades Federativas.

 

Por lo que se refiere al ámbito local, los poderes judiciales de las entidades federativas tendrán hasta el primero de julio del año dos mil trece, como plazo máximo, para hacer efectiva la entrada en vigor de las disposiciones relativas al juicio oral mercantil. Al poner en práctica dichas disposiciones, deberán emitir previamente una declaratoria que se publicará en los órganos de difusión oficiales, en la que se señale expresamente la fecha correspondiente.

 

Entre las reformas señaladas destaca la adición a ese ordenamiento de un título especial denominado “Del Juicio Oral Mercantil”, lo primero que hay que señalar es que la denominación empleada por la legislación es incorrecta, toda vez, que resulta una falta de técnica procesal, emplear la denominación de “juicio”, para referirse al proceso, comúnmente los significados de los vocablos juicio y proceso llevan a confusión, o se entienden como sinónimos, la palabra proceso deriva de la voz latina processus, que significa avanzar, idea que para los romanos no tuvo relación alguna con la idea que hoy tenemos de proceso; por el contrario se utilizo el término  iudicium, que significó la discusión y esclarecimiento, ante el juez, de una causa legitima o de una cosa controvertida; el termino juicio denota una actividad lógica- jurídica, para obtener una conclusión, que se determina en la sentencia, es  de importación francesa el término proceso tal y como lo entendemos hasta la fecha.[1]

 

Podemos decir que ésta es una cuestión de nombres, toda vez que el proceso encierra un juicio y el juicio necesita un proceso, de esa situación hace que exista la confusión general de hablar de juicio o proceso, proceso o litigio, pero es evidente que el proceso no surge del proceso mismo, sino de una situación extraprocesal y meta procesal[2]; si bien es cierto se llega a utilizar a estos vocablos como sinónimos incluso hasta por nuestra norma adjetiva civil para el Distrito Federal, que utiliza el término juicio y proceso indistintamente, ya que incluso denomina al Juicio Ordinario, al regular al Proceso Ordinario, debemos decir que se incurre en un error de técnica jurídica, con base a que, como se analizó en el párrafo anterior, la idea que denota cada vocablo es muy distinta y su significado le otorga una connotación diversa al referirse al juicio o al proceso.

 

Deslindando los vocablos anteriores conceptuamos al proceso  de la siguiente manera:

Proceso es el conjunto de actos relacionados entre sí, realizados por el juez, las partes y eventualmente por terceros, para resolver la controversia planteada. (desde el punto de vista  científico- teórico).

Desde el punto de vista pragmático, entendamos al proceso como el conjunto de actividades y formalidades reglamentado por preceptos legales previamente establecidos, que se inicia con la demanda, y se prolonga hasta que la autoridad judicial resuelva en definitiva.

 

Cuantía (artículo 1390 bis).

 

Para poder tramitar, el proceso oral mercantil, el artículo 1390 bis, nos indica que la suerte principal sea inferior a 220,533 pesos 48/100 MN. Que se actualizará anualmente, sin que se consideren intereses y demás accesorios, reclamados a la fecha de interponer la demanda.

 

La cantidad indicada se actualizará en forma anual conforme al Índice Nacional de Precios al Consumidor.

 

Procedencia del proceso oral mercantil (artículo 1390 bis 1).

 

El proceso oral mercantil, sólo se podrá tramitar, cuando no se trate de una controversia cuya tramitación sea especial por mandato del Código de Comercio, y en otras leyes, motivo por el cual quedan excluidos los procesos:

 

a)    Procesos ejecutivos.

b)   De cuantía indeterminada.

c)    Concursales.

d)   Etcétera.

 

Supletoriedad (artículo 1390 bis 8).

 

En todo lo no previsto regirán las reglas generales del Código de Comercio, en cuanto no se opongan a las disposiciones del Juicio Oral mercantil y civil.

 

Además serán admisibles todos los medios probatorios que puedan generar certeza en el juzgador en los términos del artículo 1205 del Código de Comercio, sin perjuicio de las reglas especiales que se establecen en las disposiciones de los juicios referidos.

 

         Indicando como elementos indispensables para poder aplicar de modo supletorio una norma existen las siguientes reglas:

 

a) Que el ordenamiento que se pretenda suplir lo admita expresamente y señale el estatuto supletorio.

 

b) Que el ordenamiento objeto de supletoriedad prevea la institución jurídica de que se trate.

 

c) Que no obstante esa previsión, las normas existentes en tal cuerpo jurídico sean insuficientes para su aplicación a la situación concreta presentada, por carencia total o parcial de la reglamentación necesaria y

 

d) Que las disposiciones o principios con los que se vaya a llenar la deficiencia no contraríen, de algún modo, las bases esenciales del sistema legal de sustentación de la institución suplida.

 

Ante la falta de uno de estos requisitos, no puede operar la supletoriedad de una legislación en otra

 

Principios rectores (artículo 1390 bis 2).

 

En el proceso oral mercantil se rige por los siguientes principios: a) oralidad, b)publicidad, c) igualdad, d) inmediación, e)contradicción, f) continuidad y g) concentración.

 

Ahora bien los procesos indicados los podemos clasificar en, principios fundamentales que rigen el derecho procesal, estos son los que sientan las bases generales del derecho procesal; y principios fundamentales que rigen el procedimiento, que son los que miran a la organización del proceso.

 

Podemos entonces clasificar los principios mencionados del siguiente modo:

 

Principios fundamentales que rigen el derecho procesal:

 

  • Publicidad. Significa este principio que no debe haber justicia secreta, procedimientos ocultos, fallos sin antecedentes ni motivaciones, el cual encuentra consagración en nuestra Carta fundamental.

 

Es una reacción contra la justicia de las viejas y modernas tiranías. La sociedad debe saber cómo se administra justicia, para que exista confianza en los funcionarios encargados de aplicarla.

 

Mas no quiere decir que todo el proceso debe ser necesariamente público, y que toda persona pueda conocer en cualquier momento un juicio. Esto perjudicaría gravemente la buena marcha de los procesos, Jo que es más posible en materias penales. La publicidad se reduce a la discusión de las pruebas, a la motivación del fallo y a su publicación.

 

  • Igualdad. Dos consecuencias se deducen: La de que en el curso del proceso las partes gozan de iguales oportunidades para su defensa, lo cual halla fundamento en la máxima audiatur ex altera parts, y viene a ser una aplicación del postulado que consagra la igualdad de los ciudadanos ante la Ley, base de la organización de los Estados modernos; 2: Que no son aceptables los procedimientos privilegiados, al menos en relación con raza, fortuna o nacimiento de las personas.

 

Únicamente se admite que para juzgar determinados funcionarios del Estado y en consideración, no a la persona en sí, sino a la investidura del cargo, conozcan otros jueces, y ello acontece principalmente en materias penales por jueces distintos a los que de ser simples ciudadanos tendrían competencia para juzgarlos

 

  • Contradicción.

 

Es consecuencia del anterior. En efecto, es principio consagrado en nuestra Constitución y en todas las promulgadas después de la Revolución ‘francesa, que nadie puede ser condenado sin haber sido oído y vencido en juicio. Es la reacción contra las órdenes de prisión salidas de manos de los gobernantes absolutos, que inclusive con el espacio correspondiente al nombre de la víctima en blanco y para beneficio de algún enemigo, se daban, y que, para oprobio de la Humanidad, existieron en las monarquías absolutas. Estas órdenes las hemos visto reaparecer en los gobiernos despóticos contemporáneos y en materias civiles tiene este principio tanta importancia como en las penales, pues la defensa del patrimonio es tan necesaria como la de la propia vida. De él emanan dos consecuencias: la sentencia proferida en un juicio sólo afecta a las personas que fueron parte en el mismo; y debe ser citado el demandado de manera necesaria, para que concurra a defender su causa.

 

Principios fundamentales que rigen el procedimiento:

 

  • Oralidad. Se refiere a la forma en la que se tramitará los procesos de modo prominente, ya que en la actualidad no existen procesos completamente escritos u orales, en el caso concreto, el proceso será de tramitación oral, en determinadas etapas.

 

  • Inmediación. Como el término literal se infiere, significa que debe haber una inmediata comunicación entre el juez y las personas que obran en el proceso y los hechos que en él deban hacerse constar. De ahí que la inmediación pueda ser subjetiva, objetiva y de actividad.

 

Se entiende por inmediación subjetiva la proximidad o contacto entre el acto probatorio y determinados elementos personales o subjetivos, bien sean los sujetos mismos del proceso, bien sean personas distintas de tales sujetos, es de terceros. La manifestación principal del requisito de inmediación subjetiva es la que impone que el acto de prueba se practique en presencia de su destinatario, es decir, que la prueba se verifique ante el juez.

 

La inmediación objetiva se refiere a la comunicación del juez con las cosas y los hechos material del juicio.

 

  • Continuidad. Se refiere a que la audiencia de desahogo de pruebas no debe de diferirse por ningún motivo, en virtud de la unidad que debe existir en la etapa indicada.

 

  • Concentración. Emana del principio de economía procesal y tiende a que el proceso se realice en el menor tiempo posible. Es, como lo observa DE LA PLAZA, cualidad opuesta a la dispersión de los actos procesales y está inspirada por la necesidad de que la actividad judicial y la de las partes no se distraiga, con posible y perjudicial repercusión en la decisión de fondo. Para esto se deben procurar los medios de que la relación nacida del proceso, que, como lo veremos, se denomina jurídicoprocesal y tiene su propia fisonomía, se desenvuelva sin solución de continuidad y de manera de evitar que las cuestiones accidentales o incidentales entorpezcan el estudio de lo fundamental del juicio; lo cual solo se obtiene restringiendo el derecho de interponer recursos e incidentes de previa definición, lo que está muy lejos de existir en nuestro procedimiento, pues, por el contrario, se les da a las partes demasiada facilidad para postergar la solución definitiva del litigio y hacerlo interminable.

 

Etapas del proceso oral mercantil.

 

 

 

 

Fase Postulatoria.

 

         El término postular denota pedir, solicitar pretender, en su significado gramatical, en otro aspecto decimos que la postulación es el requerimiento judicial para obtener la pretensión o para hacer valer excepciones.

         Atendiendo a las etapas del proceso, se le equipará por algunos tratadistas como una parte de la fase de la instrucción del proceso, así nos ilustran al considerar que “La primera fase de la instrucción es la postulatoria… en la fase postulatoria las partes exponen sus pretensiones y resistencias; sus afirmaciones y negaciones acerca de los hechos, y finalmente invocan las normas jurídicas aplicables al caso concreto. El objetivo que se trata de precisar no es otro, sino el recoger el debate litigioso…

 

Atendiendo a nuestra ley procesal mercantil, denominamos a este momento procedimental, etapa de conocimiento, de planteamiento o de exposición, por contener las manifestaciones en las que las partes ponen en conocimiento al juzgador sus pretensiones, también es cuando exponen o plantean la problemática al juez; todas vez que es el primer actor procesal en el que el impartidor de justicia se entera de los hechos, las pretensiones y argumentaciones de los litigantes, en la que hacen su solicitud por medio de la demanda a la cual dará una respuesta; con relación a la contestación de la demanda en ella se le expone al órgano jurisdiccional las actitudes del demandado, en las que deberá definir sus pretensiones, excepciones y contra argumentaciones; fijando con estas actividades procesales la etapa de conocimiento simple.  

 

 

Redacción de la Demanda y Ofrecimiento de Pruebas.

         Este punto lo trataremos en dos apartados, en primer lugar lo relativo a la demanda, en segundo término el ofrecimiento de pruebas, que por economía procesal, además con el apoyo del principio de concentración, si se quiere entender así, se rompe con la estructura procesal al introducir parte de la etapa probatoria en la etapa de conocimiento.

         La redacción de la demanda es el acto preliminar realizado por el actor para concurrir ante el órgano jurisdiccional, como medio de impulso procesal, con la finalidad de instar al juzgador a iniciar el procedimiento correspondiente.

         El artículo 1390 bis 11,  señala los requisitos que debe contener el escrito de demanda en los siguientes términos:

  1. I.            El juez ante el que se promueve;
  2. II.          El nombre y apellidos, denominación o razón social del actor y el domicilio que señale para oír y recibir notificaciones;
  3. III.       El nombre y apellidos, denominación o razón social del demandado y su domicilio;
  4. IV.        El objeto u objetos que se reclamen con sus accesorios;
  5. V.           Los hechos en que el actor funde su petición en los cuales precisará los documentos públicos o privados que tengan relación con cada hecho, así como si los tiene a su disposición. De igual manera proporcionará los nombres y apellidos de los testigos que hayan presenciado los hechos relativos.

Asimismo, debe numerar y narrar los hechos, exponiéndolos sucintamente con claridad y precisión;

  1. VI.        Los fundamentos de derecho y la clase de acción procurando citar los preceptos legales o principios jurídicos aplicables;
  2. VII.      El valor de lo demandado;
  3. VIII.   El ofrecimiento de las pruebas que el actor pretenda rendir en el juicio, y
  4. IX.        La firma del actor o de su representante legítimo. Si éstos no supieren o no pudieren firmar, pondrán su huella digital, firmando otra persona en su nombre y a su ruego, indicando estas circunstancias.     

 

 

 

Contestación de la Demanda.

La contestación es la acción o efecto de contestar; es dar respuesta a algo; es responder algo para contradecirlo, refutarlo, confirmarlo o negarlo. Jurídicamente es la respuesta que hace el demandado a la demanda que se le hizo saber.

Contestación “Escrito en el que el demandado evacua el traslado de la demanda y da respuesta a ésta.”[3] Atendiendo a la forma de hacerla, la contestación a la demanda es la “Actuación oral o escrita (según el tipo de proceso) del demandado en relación con la demanda, reconociendo o negando la pretensión del actor, en todo o en parte, alegando excepciones materiales y procesales o presentando reconvención.”[4]

 

El artículo 1390 bis 17 del Código de Comercio nos señala que la contestación de la demanda deberá de formularse ajustándose a laso términos previstos para la demanda.

 

En este momento se deben oponer la excepciones ya sean sustantivas: pago o prescripción.

 

Y excepciones procesales que se tengan al tenor del artículo 1122 del Código de Comercio:

 

I. La incompetencia del juez.

II. La litispendencia.

III. La conexidad de la causa.

IV. La falta de personalidad del actor o del demandado, o la falta de capacidad en el actor.

V. La falta de cumplimiento del plazo, o de la condición a que esté sujeta la acción intentada.

VI. La división y la excusión.

VII. La improcedencia de la vía.

VIII. Las demás al que dieren ese carácter las leyes.

 

La Audiencia Preliminar (artículo 1390 bis 32).

         La audiencia preliminar en los juicios orales se concibe como el momento procedimental en el que el juzgador examina la legitimación de las partes, con la finalidad de depurar el proceso, admitir las pruebas ofrecidas y fijar fecha y hora para la audiencia de juicio.

         Su celebración se resume a un evento realizado con las solemnidades o formalidades necesarias para su validez.

         La oralidad en el proceso requiere éste como elemento complementario para su desarrollo de las audiencias, sin prescindir de la escritura, puesto que “…tiene la etapa de proposición (demanda, contestación, reconvención, etcétera), escrita, así como los recursos. Lo principal es que la parte esencial de proceso se realiza mediante audiencias en las cuales se da… la inmediación, esto es, la presencia simultánea del juez y las partes, asistida de sus abogados, inclusive la recepción directa en ellas de los medios de prueba (testigos, peritos, declaraciones de parte, etcétera), por eso la designación más adecuada es la de procesos por audiencias.

En esta audiencia las actuaciones las realizan los tres sujetos principales (juez y partes) para preparar la audiencia de juicio, al resolver determinadas cuestiones u obstáculos procesales, antes de pasar a aquella con el objetivo que se resuelva el proceso, independientemente de procurar una posible conciliación entre las partes como medio alterno de solución.

 

Citación para Audiencia de Juicio (artículo 1390 bis 37).

 

         La audiencia de juicio a celebrarse debe de asentarse en la misma audiencia preliminar, la que deberá realizarse dentro de los diez a los cuarenta días siguientes a este evento.

 

Preparación de Pruebas (artículo 1390 bis 37).

En la misma resolución que dicte el juez, deberá apercibir a las partes que realicen la preparación oportuna (antes de la audiencia de juicio) de sus respectivas pruebas, que de no hacerlo se le dejarán de recibir por causas imputables al oferente.

 

 Audiencia de Juicio (artículo 1390 bis 38).

         La audiencia de juicio es el momento procedimental durante el cual se constituye en un lugar determinado (sala de audiencias) el juzgador, en la que deben comparecer las partes ante él para realizar los actos procesales correspondientes en el día y hora señalados con antelación. Para la celebración de esta audiencia se deberá atender las reglas y principios (también aplicables a la audiencia preliminar), de la cual se desprenden las siguientes reglas:

  • Asistir las partes por sí o por medio de representantes.
  • Las resoluciones que emanen de ella se tendrán por notificadas a los presentes.
  • Será presidida por el juez, será pública, excepcionalmente privada, orales de todas las participaciones.    
  • El juez dirige el debate, con sus formalidades, modera la discusión y alegatos, limita tiempo y oportunidades de participación, podrá imponer el orden o sancionar.
  • El juez puede limitar acceso al público, a los impertinentes, los que permanezcan guardarán silencio, excepto los participantes al exponer.
  • El juez determinará el inicio y conclusión de cada etapa de la audiencia, con preclusión para las partes.
  • Se puede incorporar al procedimiento el que se atrase, dándosele oportunidad de conciliación.
  • Podrán retirarse los peritos, testigos, después de participar si lo solicitan.
  • El juez puede decretar recesos.
  • Si no concluye el evento el día de su celebración se suspende o se difiere, fijando nueva fecha y hora en la misma audiencia.
  • El evento se registra por los medios electrónicos u otro medio a juicio del juez.
  • Los participantes deberán rendir protesta de decir verdad, previamente ante el secretario.
  • Al concluir la audiencia se levantará acta que contendrá: lugar, fecha y expediente al que corresponde; el nombre de los participantes y constancia de los inasistentes; se hará una relación suscita del desarrollo de la audiencia y la firma del juez y su secretario.    

 

 Apertura de la Audiencia.

         El día y hora señalado para el inicio del evento, al constituirse el juez y su secretario en audiencia, se establecerá fecha, hora y lugar de inicio y donde se actúa, en seguida se debe vocear por el secretario a los litigantes y demás personas que van a intervenir, decretando abierta la audiencia misma que se celebra concurran o no la partes;  en la que se procederá a desahogar las pruebas preparadas.

         De concurrir las partes y demás participantes deberán identificarse, proporcionar sus datos generales de ley, inmediatamente deberán ser protestados a conducirse con verdad, haciéndoles saber las penas en que pueden incurrir.

 

 Desahogo de Pruebas.

           Una vez abierta la audiencia se procederá a la recepción de los medios de prueba, que fueron admitidos, ofrecidos por las partes, respecto a los cuales el juzgador ordenó  su preparación de las que la requieran a cargo de las partes, los que no lo requieran se recibirán al momento de su desahogo, las pruebas que no fueron preparadas serán desechadas mediante resolución fundada y motivada.

         La finalidad de la rendición de las pruebas ante el órgano jurisdiccional es para que éste vaya adquiriendo conocimiento del contenido de cada probanza, suministrada para formarse convicción.

Etapa conclusiva: Formulación de Conclusiones y Alegatos Verbales.

          La conclusión es la resolución que se toma sobre una materia o tema tratado; con más sentido procesal decimos que son las afirmaciones puntualizadas realizadas por las partes verbalmente.

         Al concluir la recepción de todas las pruebas se le debe de dar oportunidad a las partes al respecto, para que realicen el debate sobre todas las pruebas recibidas, concediéndoseles un término prudente para lograr se pongan de acuerdo, puesto que la conclusión tiene por objeto dar por terminado mediante declaración de los interesados que no hay nada más que discutir en el pleito y solicitar se dé por terminado por el juzgador, quien decidirá de acuerdo a lo que ha percibido. Realizada la discusión por las partes ante el juez respecto a los medios de prueba, las partes deben puntualizar sus conclusiones respecto a lo expuesto y probado en relación a sus acciones, defensas y excepciones. 

         Lo normal al concluir la recepción de pruebas, las que dieron lugar al debate, inmediatamente en la misma audiencia de juicio oral se concederá a las partes el uso de la palabra por una sola vez, máximo por 15 minutos a cada uno para que formulen sus alegatos, las que podrán realizar por sí mismas o por medio de sus abogados, primero el actor y luego el demandado; la forma de realizarse es oral, se restringe a los participantes dictarlos, el tiempo que se señala es muy reducido, el que será cronometrado por el juzgador para que no excedan, su contenido atiende a que deben de ser claras concisas y conducentes, limitándose a tratar solo las pretensiones hechas valer en las acciones y en las excepciones, justificadas o no con las probanzas desahogas.

 Incidentes (artículo 1390 bis 40).

 

         Incidente es lo que acaece; lo que sobreviene accesoriamente en el proceso; el incidente en el ámbito procesal es todo aquello que surge dentro del proceso principal que puede o no obstaculizar su trámite.

 

         Los incidentes que se interpongan serán en forma oral, se le dará intervención a la contraparte para que lo conteste también en forma oral. 

 

Se tramitarán y resolverán en la misma audiencia del juicio oral, la cual no interrumpe su desarrollo, pero puede surgir cuando no fuere posible desahogar las pruebas en ese momento, lo que provoca que se haga en otra fecha, pero no suspende ello la audiencia principal; si se desahogarán todas las pruebas respecto al incidente, se dará participación a las partes para que formulen alegatos; enseguida se dictará resolución del incidente.

 

Fase Resolutoria (artículo 1390 bis 38 y artículo 1390 bis 39).

         La regulación para pronunciar la sentencia, se establece que será oralmente, dentro del término de 10 días siguientes al cierre de instrucción, en forma breve, deberá contener los fundamentos de hecho y de derecho que la motivaron, lo que se traduce en este último punto en las consideraciones del juzgador; relativo a lo expuesto y justificado por las partes, específicamente valorando los medios probatorios con base en la sana crítica, tomando en cuenta en su conjunto todas las pruebas aportadas por las partes, realizando una ecuación lógica jurídica para valorarlas y formarse convicción para resolver.

 

Tiempos del proceso mercantil oral.

 

Proceso mercantil con allanamiento.

 

En este caso se tienen los siguientes términos:

 

Actividad procesal Plazo
Contestación de demanda con allanamiento total por parte del demandado 9 días hábiles.
Plazo para dictar sentencia fijado por el Juez. 10 días hábiles
Total de días trascurridos 19 días hábiles

 

Proceso mercantil con etapa de conocimiento simple.

 

En este caso se tienen los siguientes términos:

 

 

Actividad procesal Plazo
Contestación de demanda 9 días hábiles
Plazo para contestar las excepciones opuestas por el demandado al contestar la demanda. 3 días hábiles
Fijación de fecha de audiencia preliminar 10 días hábiles
Fijación de fecha de audiencia de juicio 10 días hábiles a 40 días hábiles
Plazo para dictar sentencia fijado por el Juez. 10 días hábiles
Total de días trascurridos 72 días hábiles

 

Proceso mercantil con etapa de conocimiento compuesta.

 

En este caso se tienen los siguientes términos:

 

 

Actividad procesal Plazo
Contestación de demanda con reconvención interpuesta por parte del demandado 9 días hábiles
Plazo para contestar la reconvención formulada por el  demandado al contestar la demanda. 9 días hábiles, (dentro de los tres días se debe de contestar la vista que se formulo con las excepciones hechas por el demandado, término que corre paralelo.)
Plazo para contestar las excepciones opuestas por el actor al contestar la reconvención 3 días hábiles
Fijación de fecha de audiencia preliminar 10 días hábiles
Fijación de fecha de audiencia de juicio 10 días hábiles a 40 días hábiles
Plazo para dictar sentencia fijado por el Juez. 10 días hábiles
Total de días trascurridos 81 días hábiles


[1] Confróntese con CARNELUTTI Francesco, Cuestiones sobre el Proceso Penal, (colección Doctrina), Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, dirección general de anales de Jurisprudencia, México 2006, pp. 54-56.

[2] Confróntese con ALCALA-ZAMORA Y CASTILLO, Niceto. Proceso, Autocomposición  y Autodefensa,  tercera edición, UNAM., México, 1991, p. 12.

[3] Voz: Contestación. PALLARES, Eduardo. Diccionario. Op.cit. p. 190.

[4] Voz: Contestación. MARTÍN OSTOS, José de los Santos y Consuelo Ríos Medina. Op.cit. p. 47.

 

LES DEJO A SU VEZ UNA PRESENTACION RESPECTO DEL MISMO TEMA

Generalidades del Proceso Oral Mercantil

3 pensamientos en “Generalidades del Proceso Oral Mercantil

  1. MARYSOL MIER LÓPEZ. MAESTRÍA EN DERECHO CIVIL-INADEJ.
    Estoy de acuerdo en que la denominación de “Juicio Oral Mercantil” es errónea, no sólo porque como bien lo señala el Maestro Adrián Polanco Polanco, se usa erróneamente el término de Juicio, siendo que lo correcto hubiese sido Proceso, sino que además porque el Juicio no será puramente “Oral”, más bien será un proceso mixto, ya que si bien tanto la audiencia preliminar como la audiencia de juicio se llevarán a cabo oralmente, no todo el proceso lo será, pues la demanda, la contestación, y de ser el caso, la reconvención y como la contestación a la reconvención se formularán por escrito; incluso de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 1390 bis 39 la sentencia también debe hacerse por escrito, y el juez deberá exponer oral y brevemente los fundamentos de hecho y de derecho que motivaron su sentencia y leerá únicamente los puntos resolutivos, pero si las partes no asisten al juzgado, se dispensará la lectura de la misma.

    Por otra parte, es indudable que la finalidad que persigue el llamado “Juicio Oral Mercantil” es la celeridad o economía procesal, en el sentido de que se pretende que los asuntos se resuelvan en un menor tiempo, incluso ello se desprende de la tabla que el maestro agregó al final del artículo en comento; pero además, creo que la intención de implementar la oralidad en los procesos mercantiles es buena, ya que los principios que rigen a esta forma de tramitar el proceso (oralidad, publicidad, igualdad, inmediación, concentración, continuidad y concentración), en general, tienen por objeto brindar mayor certeza jurídica a los particulares y además impartir justicia de forma pronta y confiable, ya que el hecho de que el Juez tenga contacto directo con las partes y con el desahogo de las pruebas, dotará al “Juicio Oral Civil”, no solo de certeza y confiabilidad, sino que además la justicia será impartida no sólo legalmente, sino humanitariamente y el propio Juzgador podrá emitir una sentencia con mayor seguridad y convencimiento de su propia decisión.
    Esperemos que se pueda cumplir con el objetivo de esta importante reforma.

  2. Al respecto de la ponencia presentada por el profesor Polanco respecto de los Juicios Orales Mercantiles, me permito expresar unos puntos de vista, así como cuestiones que surgen al conocer propiamente el tema.
    Antes que nada cabe mencionar que el término empleado “Juicios orales “ son una mala técnica del legislador, pues bien dicho sería Procedimientos Orales Mercantiles.

    JUICIO  PROCESO

    SURGE EL 1 DE JULIO DEL 2003 empezando con juicios orales locales, me refiero a que los juicios orales no han aparecido de pronto, sino que ha sido una serie de etapas en las que poco a poco se han ido extendiendo en un área geográfica cada vez mayor.
    Lo importante de los juicios orales radica en sus principios:
    1. Oralidad
    2. Publicidad
    3. Igualdad
    4. Inmediación
    5. Contradicción
    6. Continuidad
    7. Concentración

    Si los vemos detenidamente son los mismos que rigen los juicios orales de otras materias como la penal, pues lo que se busca es dar un trato distinto al proceso, basándose en una economía procesal.
    Ahora bien atendiendo los principios que rigen estos procedimientos orales mercantiles propiamente dichos, la cuestión de fondo será ¿Qué tanta utilidad tendrán frente a nuestra realidad?

    Como veíamos en los ejemplos que el profesor señaló, hay procesos que pueden durar hasta 81 días hábiles, no hablamos de 3 meses lo cual representarían días naturales, si no de días hábiles lo cual puede extender mucho más el proceso. Realmente no hay una aplicación concreta de los principios rectores si lo vemos desde el sentido estricto ( no es tan rápido como podría pensarse), además de que la demanda debe presentarse por escrito (afectando la oralidad).

    El tiempo será el único que nos permitirá apreciar que tan útiles serán; los que tendrán la última palabra serán aquellos que se tendrán que sujetar a él: comerciante y litigante, ya hablando en el mundo fáctico.
    Lo único que realmente esperamos es no se convierta en una “oralidad a la mexicana”. : )

  3. Creo que es un tema de debate intenso el de la oralidad en el proceso no solo en el mercantil si no en todo proceso jursdiccional, que si es bueno o malo, o si es la gran novedad que viene a salvar nuestros males en lo referente a la imparticion de justicia y lo mala y lenta que actualmente es, que si es novedoso o ya existia en nestro sistema solo que no es utilizado por los abogados postulantes, o si es una copia de algun otro sistema juridicao de un pais distinto: E.U.A, o chile. En fin en mi opinión la discusión carece ya de mayor sentido, lo importante ahora es aceptar su incorparación y prepararnos al respecto, en dsiciplinas como la argumentación, la retórica, la oratoria, la oralidad, para poder desempeñar este reto con éxito.
    es para mi una buena mediad que podra faciliar en l combate a la corrupción de algunos abogados y jueces en virtud de que mas cuestiones dentro del proceso serán resultas de manera oral y en el momento, poniedo en evidencia a aquellos seudoabogados que no tengan la preparacion suficiente para demostrarlo en una audiencia y obligando a los juzgadores de alguna manera aunque sea en poca medida a que esten ahí presentes.
    Quisiera enfocarme más específicamente en un punto en concreto manejada en este articulo que es el del principio contradictoria o de contradición para lo cual es menester mencionar lo siguiente:
    La parte en la que habla acerca del principio de contradicción o contradictorio creo que es de suma importancia, tan es asi, que es incluso contemplado como derecho humano y al estar consagrado en nuestra constitución mexicana es un derecho fundamental a la luz de la teoría moderna de los derechos humanos. Sin este principio se violaria los derechos debido proceso, de ser oído y vencido en juicio (óigase a la otra parte), de acceso a la justicia. Y es que en la actualidad ya no es que un individuo hága valer la garantía procesal que le otorga la ley sobre un derecho subjetivo activando la maquinaria del estado, y entonces este a través de sus órganos jurisdiccionales decida y en total discreción resulva el derecho; es decir, ya no es la voluntad absoluta del juez la que decide arbitrariamente aun cuadno funde su dicho en un supuesta interpretación jurídica, si no que el juzgador debe resolver en base a la actuación de las partes en el proceso y por eso que es de vital importancia que todos los implicados en un litigio puedan argumentar y en su caso defenderse.
    Como nos relata Alcalá-Zamora el desarrollo de un proceso que se siguió hace algunos siglos en España en contra de una langosta y así en mucho tiempo los procesos hechos en contra de bestias donde se les condenaba solomnemete a la muerte y en donde se reafirma la figura del juez como única persona, como única parte, este proceso hace del juez un déspota absoluto, en donde hombre y animal resultan lo mismo para el juez, que no busaca en el acusado la colaboración ni contempla en el la dignidad y responsabilidad de una conciencia humana, de la cual espera una respuesta que podrá ser decisiva para su suerte, sino que ve solamente un objeto sin alma, cuyo destino terrenal está ya escrito en la mente del juez, como el de la bestia que es pesada por el carnicero antes de enviarla al matadero.
    En el proceso de carácter dialéctico, el fallo constituye la consecuencia que permanece incierta hasta el fin de la marcha el proceso; en el proceso totalitario, la marcha del proceso es la consecuencia de una resolución ya cierta desde el principio.
    En el proceso moderno que responde a los principios constitucionales de los nuevos ordenamientos democráticos, las dos partes son siempre indispensables. El principio fundamental del proceso, su fuerza motriz, su garantía suprema, es el “principio del contradictorio”: audiatur et altera pars; nemo potest inauditus danmari.
    Las partes son personas, es decir, sujetos de deberes y de derechos que no están situados frente al juez como súbditos, sometidos a su potestad ya obligados a obedecerlo pasivamente sino como ciudadanos libres y activos que tienen ante el juzgador no solo deberes que cumplir sino también derechos que hacer respetar.
    Por tanto el contradictorio es indispensable en el proceso, no para exacerbar la litigiosidad de las partes o para dar oportunidad a los abogados para hacer ostentación de su elocuencia, si no en interés de la justicia y del juez, ya que precisamente en la contraposición dialéctica de las defensas contrarias encuentra fácilmente el medio mas adecuado para descubrir toda la verdad, iluminado bajo sus más diversos aspectos.
    Sin esta dialéctica triangular no existe proceso en el sentido moderno de la palabra. En cierto procesos históricos ha existido una figura de proceso en la que el juez ha estado solo, puesto que ante si no veía hombres, sino únicamente victimas indefensas, sujetas a su limitado arbitrio y condenadas anticipadamente al sacrificio.

    GUSTAVO BRANDO ALONSO CARRILLO
    FACULTAD DE DERECHO
    CIUDAD UNIVERSITARIA
    GRUPO: 0711

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s